viernes, 15 de abril de 2016

VISITA A LA EXPOSICIÓN: MUJERES EN VANGUARDIA

La Asociación de Mujeres progresistas te invita a venir con nosotras el próximo 24 de Abril a ver la exposición de la Residencia de señoritas.

Queremos conocer mejor a estas mujeres y sus proyectos. Adquirían cultura para ser libres y pertenecían al movimiento feminista de principios de siglo.  Lucharon por introducirse en el mundo profesional aunque tras la guerra civil sus hitos se invisibilizaron para la sociedad española.

Si deseas participar con nosotras contacta a través del mail: mujeresprogresistasadh@gmail.com

Lugar de la Exposición
Residencia de Estudiantes

Pabellón Transatlántico

C/ Pinar, 23. 28006 Madrid


Tienes toda la información sobre la exposición en:



Del dossier de la exposición hemos extractado la información que sigue.


La Residencia de Señoritas es un referente de la igualdad de género en ese incansable anhelo por la regeneración pedagógica de nuestra sociedad, emprendida, por unas minorías esclarecidas y cultas, a comienzos del siglo XX.
Inspiradas por la Institución Libre de Enseñanza, y ambas centros de la Junta para Ampliación de Estudios, la Residencia de Estudiantes y su grupo femenino, la Residencia de Señoritas, serían esforzados y acumulativos empeños educativos que pretendían transformar comportamientos sociales, creando nuevos moldes institucionales, en el caso de la Residencia de Señoritas hace ahora cien años, que quizá a veces —y sin duda lamentablemente— han pasado desapercibidos para el gran público.

Y, sin embargo, fueron referentes esenciales de la internacionalización de nuestra cultura y de la creciente europeización de la sociedad española de su época
 Por vez primera en mucho tiempo, con este tipo de iniciativas España buscaba cerrar la brecha de su distanciamiento de Europa a través de la modernización y el avance en usos y estándares pedagógicos y sociológicos que, concretamente a través de la Residencia de Señoritas, buscaba situar educativa y profesionalmente a la mujer en pie de absoluta igualdad con el hombre.
La Residencia de Señoritas brindaba a la mujer posibilidades inéditas de desarrollo personal, libertad e igualdad de oportunidades, haciéndola protagonista de su devenir formativo y —tomando prestadas las palabras de Virginia Woolf— proporcionándole «una habitación propia» donde poder desarrollar una actividad de formación superior y universitaria
Con ello España se colocaba en unos estándares de género, en el ámbito de la formación superior o la creación cultural y científica, ya bien establecidos en los países más avanzados de nuestro entorno.
Con este fin, tras ofrecer un recorrido por las propuestas relacionadas con la educación femenina y con la incorporación de las mujeres a la vida profesional que, desde el último tercio del siglo xix, promovieron los hombres y mujeres vinculados a la Institución Libre de Enseñanza (entre ellas la Asociación para la Enseñanza de la Mujer, creada en 1870 por Fernando de Castro, o las becas concedidas entre 1907 y 1936 por la Junta para Ampliación de Estudios para que numerosas mujeres completaran su formación en el extranjero), tanto las salas de la exposición como las páginas de su catálogo reconstruyen la formidable aventura de la Residencia de Señoritas, en la que participaron como profesoras o como alumnas María de Maeztu, Victoria Kent, María Zambrano o Maruja Mallo, junto a un considerable número de jóvenes procedentes de todas las provincias españolas que acudían a Madrid a estudiar, en muchos casos en la universidad, y que contribuyeron a difundir un nuevo modelo de mujer profesional e independiente. Si muchas de ellas quizá no alcanzaron a ponerlo en práctica, al menos lograron transmitirlo a su entorno y a sus descendientes, muchos de los cuales han sido de gran ayuda en la recopilación de documentos para esta exposición.
Aunque el grupo femenino de la Residencia no ha dejado en la historia una huella tan notoria como el masculino, ambos desempeñaron un papel crucial en nuestro pasado reciente. Los dos formaban parte del mismo proyecto, compartían los mismos principios, perseguían similares objetivos y, entre 1915 y 1936, sus trayectorias corrieron paralelas.
Las residentes, además de con los servicios de alojamiento, contaban con un laboratorio en el que hacer sus prácticas, con una nutrida biblioteca en la que apoyarse para sus estudios o con un programa de conferencias, conciertos o lecturas poéticas orientado a ampliar su formación. Todo ello en una atmósfera pensada para «ofrecer a las alumnas la garantía de un hogar espiritual rodeado de benéficos influjos, en el que poder disfrutar de las ventajas de la vida corporativa, de un sano ambiente moral y de toda clase de estímulos y facilidades para el trabajo» —como rezaba el folleto de 1933—, lo que esperamos haber logrado transmitir en la exposición.
En todas sus actividades, la Residencia de Señoritas contó con el apoyo fundamental e incondicional del International Institute for Girls in Spain, una institución norteamericana asentada en Madrid desde principios del siglo xx que le aportó tanto medios materiales —con la cesión en condiciones muy ventajosas de sus edificios o la participación de su profesorado— como métodos y ejemplos de los que se beneficiaron las jóvenes estudiantes españolas. Además, por mediación del Instituto Internacional se llegó a acuerdos con diferentes colleges femeninos norteamericanos para conceder becas de intercambio, a través de un comité constituido al efecto que estuvo presidido por María Goyri y cuya secretaria fue Zenobia Camprubí.
Junto a todo lo anterior, exposición y catálogo dedican un capítulo específico a la obra de aquellas mujeres artistas que, en el entorno de la Residencia de Señoritas o del Lyceum Club Femenino, empezaron a ser consideradas y a despuntar en los círculos artísticos hasta entonces reservados a los hombres. Algunos ejemplos de sus pinturas, esculturas, diseños o tejidos integran la selección de obra expuesta y se reproducen en el apartado de obra plástica del catálogo, en el que la mayoría de las fotografías que ilustran los textos proceden de las escogidas para la exposición.



1869  Conferencias Dominicales para la Educación de la Mujer, promovidas por el rector de la Universidad de Madrid, Fernando de Castro. En diciembre, Fernando de Castro inaugura la Escuela de Institutrices, alojada provisionalmente en la Escuela Normal de Maestras.
1870 Fernando de Castro crea la Asociación para la Enseñanza de la Mujer.
1880 La Asociación para la Enseñanza de la Mujer se traslada a un nuevo edificio en la calle de la Bolsa.
........
1909 Creación de la Escuela de Estudios Superiores del Magisterio en Madrid.
1910 Se crea la Residencia de Estudiantes, en el número 14 de la calle de Fortuny. Termina la construcción del nuevo edificio del Instituto Internacional en la calle de Miguel Ángel, 8. El 8 de marzo queda derogada la Real Orden que desde 1888 exigía a las mujeres un permiso especial para matricularse en las universidades. Libre acceso de las mujeres a la universidad.
1915 El grupo universitario de la Residencia de Estudiantes se traslada a su sede definitiva en la calle del Pinar. En octubre, en dos de los edificios hasta entonces ocupados por el grupo masculino, los números 28 y 30 de la calle de Fortuny, abre sus puertas el grupo femenino, la Residencia de Señoritas, dirigida por María de Maeztu
.....
1920 Creación del Laboratorio de Química de la Residencia de Señoritas por iniciativa de Mary Louise Foster, directora del Instituto Internacional.
1921 . Se constituye el comité encargado de gestionar los intercambios con los college s estadounidenses que preside María Goyri y del que forman parte María de Maeztu, Trinidad Arroyo, José Castillejo y Zenobia Camprubí como secretaria.
.....
1928 Se celebra en Madrid el Congreso de la Federación Internacional de Mujeres Universitarias. Numerosas delegadas se alojan en la Residencia de Señoritas. Según el nuevo acuerdo con el Instituto Internacional, el grupo femenino pasa a utilizar en exclusiva el edificio de Miguel Ángel, 8. En mayo se inauguran las nuevas instalaciones del Laboratorio de Química Foster, que recibe desde entonces ese nombre, en homenaje a su fundadora.
1931 A partir de enero, María Luisa Caturla de Kocherthaler ofrece un ciclo de cuatro conferencias sobre «Arte autónomo». En abril, con motivo de su conferencia en la Residencia de Estudiantes, Marie Curie se aloja en la Residencia de Señoritas durante su estancia en Madrid. En octubre, Victoria Ocampo pronuncia su conferencia sobre Harlem, y en 1935 dará otra con el título «Supremacía del alma y de la sangre».
1932 El 16 de marzo, Federico García Lorca ofrece una conferencia y lectura de su libro inédito Poeta en Nueva Yorken la Residencia de Señoritas. A partir de ese año se establece un intercambio anual con la Residencia Internacional de Señoritas Estudiantes de Barcelona, creada en 1931 y dirigida por María Luz Morales.
1933 En febrero, la Residencia de Señoritas recibe la visita del presidente de la República, Niceto Alcalá Zamora. En abril intervienen con sendas conferencias Clara Campoamor y Victoria Kent, y se inaugura el nuevo pabellón construido por el arquitecto Carlos Arniches en el jardín de Fortuny, 53.

........

No hay comentarios:

Publicar un comentario